24 de noviembre de 2010

Sonetos como espadas

Siete sonetos, como siete espadas.


Tras la quinta revisión de mi libro de sonetos Contad si son catorce, he decidido que 7 poemas no merecen estar entre los escogidos para la obra. Meditado está y decidido. La cuestión es que ahora, en mi horizonte, aparecen varias opciones para darle solución al entuerto y completar la centena:

A) ¿Intento mejorar los sonetos y arreglarlos?


B) ¿Busco en el cajón de los recuerdos sonetos que ya descarté antes de comenzar para este libro?


C) ¿Escribo de la nada los siete sonetos que me faltan aunque eso me retrase en la confección y publicación de Contad?


Siete sonetos, como siete espadas.


¿Qué haríais vosotros? Yo me inclino más por completar el libro con sonetos nuevos de la misma calaña, pero claro, tendría que activar mis siete neuronas (ni una más), contar con tiempo para ambientarme siete veces y convocar a las siete musas. ¿Cuándo ocurrirá eso? ¿Cuánto falta para Navidad? (Próximamente, Cómprate una Navidad en Contad…)


Tampoco me costaría mucho echar un vistazo a los sonetos que barajé al principio para el libro pero que no encontraron su hueco. Umh… Es posible… ¿Qué opináis vosotros? ¿Compramos una merluza fresca o echamos mano del pescado congelado?


Siete sonetos, como siete espadas.


He aquí el soneto que ocupaba la posición LVII, uno de los condenados a galeras, que hablaba de la soledad del escritor a pesar de grupúsculos y organismos. Tal vez no lo considere apto de formar parte de Contad… porque ya no me encuentro tan sólo. Se llama Arcanos de Acuario en sus versos se expone que


Pocas veces hallé en otros placeres
como los que hay en mi propio muestrario,
que el saber es un acto solitario
aislado de tumultos y deberes. 

Participar con los demás no esperes
las alegrías del abecedario
ni los vedados arcanos de Acuario
suministrar entre hombres y mujeres. 

Es cierto que eché en falta camarillas
con las que compartir sabiduría
y llegar al hallazgo y sus orillas.

Ya no busca Jasón marinería
para quebrar los mares con las quillas
de una flota apodada maestría.

PD: Bienvenida efusiva a los nuevos seguidores de Contad…


5 comentarios:

Raúl Campos dijo...

¿Es que nadie me va a decir que no entiende los dos primeros versos?

Diegus dijo...

son difíciles de cuadrar, desde luego. De momento, y para ir a lo más sencillo, cambiaría "el saber" por "escribir" o por "indagar" en el tercer verso... aclara las cosas.

Quizá... "Pocas veces hallé de otros placeres / distintos a los que hay en mi muestrario"

Pero está claro que es muy personal, y el segundo verso tiene un ritmo muy diferente, que quizá, luego no cuadre con los del siguiente cuarteto... tsk, difícil dilema, jejejeje.

Raúl Campos dijo...

El otros se refiere a otras personas, no a otros placeres. Por eso digo que el saber es solitario, sin otros. En fin, un soneto sin solución. Sale a subasta mañana, je, je.

Diegus dijo...

Andá, coñe, es verdad...

quizá, sencillamente, poniendo una coma.
"pocas veces hallé, en otros, placeres"

Mmmmh, mejor, poniendo guiones:

"pocas veces hallé -en otros- placeres"

Los signos de puntuación son un rollo... pero no se me ocurre nada más XD

¿no?

Raúl Campos dijo...

No tiene solución, diego, pero gracias por tu apoyo. Os iré informando de qué decidó por fin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...