10 de febrero de 2011

Primer ejemplar: prueba de imprenta

Esta mañana me ha llamado un chico muy simpático de DHL para entregarme un paquete. Me ha dicho que no estoy en casa y le he contestado que ya lo sé. No tenían oficinas en mi ciudad para pasar a recoger el paquete, así que le he pedido que llame al 4º A, que seguro que están en casa, y se lo deje a mis vecinos. Cuando he llegado a mediodía he parado un piso más abajo y he recogido el paquete: la pegatina de bubok estaba pegada al cartón. Era el primer ejemplar de Contad si son catorce. Ha tardado seis días en llegar.

Es verdad, hace mucha ilusión. Supongo que esa ilusión se irá perdiendo conforme pasan las publicaciones, pero el primero, el primer libro, ese primer ejemplar en tus manos… ¡Maravilloso!

Había oído tantas historias sobre los libros de bubok y sus defectos de imprenta que me ha asaltado cierto pánico al abrir el paquete. Cuando me he decidido a cortar el precinto y he descubierto mi libro, lo primero que he pensado al verlo es que podrían cambiar de impresora, porque los colores de la portada les han salido feos de cojones. Ja, ja… Pero hasta ahí, porque por lo demás, quitando otros detalles sin importancia que solucionaré (para eso son las pruebas de imprenta), considero que el libro está bastante bien. El ajuste, todo lo bien que permiten hoy en día las máquinas digitales. El papel, normal, offset de 80 g., suficiente. La encuadernación, pues la portada un poco de lado, pero vamos, que me vale. El interior, perfecto, no me han bailado páginas, ni se han comido nada, ni hay manchas… En definitiva, un libro normal, 100 sonetos en 124 páginas, para pasar dos tardes y matar la curiosidad quien la tenga.

Después del subidón que produce encontrar que a tu primer ejemplar no le falta ningún miembro, que por fin lo tienes entre tus manos y parece de verdad, me ha asaltado un sentimiento con el que no había contado. Resulta que ya lo había leído: esperaba encontrarme con la sensación que tengo siempre al abrir el libro de otro, donde todo está por descubrir y comprender, y súbitamente me he dado cuenta de que no me apetecía leer de nuevo mis sonetos. Ha sido raro. Me he lanzado como un buitre a la carroña de los dos últimos sonetos que añadí en la últimas pruebas, sustituyendo a otros desechados finalmente, porque eran los que menos leídos tenía. Pero no ha sido lo mismo que abrir el libro de otro. Este es mi libro y ya lo tengo más que leído. Un libro propio es distinto.

Tras dejar pasar la tarde para asimilar ese desencanto con respecto al contenido de mi libro (tal vez lo he revisado demasiado), me ha asaltado la idea de que los libros de uno no son para masturbarse, no son para dejarlos en un cajón o en una carpeta del escritorio, no son para divertirse escribiéndolos (al menos no solo para todo esto): los libros de uno no son para uno; los libros de uno son para los demás. No volveré a decir que escribo para mí, porque ahora sé que los libros son para salir a la calle en busca de lectores que sientan con el mío lo que yo al abrir el libro de otro.

10 comentarios:

Javier Palencia dijo...

Enhorabuena Raúl. Tiene que ser una sensación extraña. No deberíamos perder nunca el papel (los papeles no importa). Bonito eso de que te avisen de que no estás en casa, por cierto. Está bien tener gente que te avise.
Un abrazo,
Javi.

Daniel HM dijo...

ché, ¿a que tontamenet mola? jejeje es algo irracional, como sonreír cuando lo hace un bebé. Nada disfrútalo ;)

montse dijo...

Esa sensación está muy ligada a la profesionalidad; casi todos los actores admiten que no miran sus películas, no quieren verse, y eso debe ser lo que te ha ocurrido a ti: el trabajo ya está hecho,( sí, falta pulirlo un poco, quizás), ese reto superado, y ahora hay que pasar al próximo nivel. Felicidades, Raúl!

Raúl Campos dijo...

Gracias a todos. Ahora a por el Depósito Legal. (Antes de que le pongan precio).

gloria dijo...

Raúl, tuve la misma sensación que tú, con respecto al contenido, cuando recibí mis libros. Enhorabuena y que seas capaz de conseguir los lectores que te mereces. Los sonetos que conozco de ti me gustan. Creo que eres un buen poeta. La portada de tu libro es preciosa.

Gloria P.

RAR dijo...

Gracias Raúl por tu apoyo a promolibro en tu página, si quieres enviarnos algo te lo promocionaremos en cuanto podamos, un saludo.

Raúl Campos dijo...

Te tomo la palabra RAR (scooby?), que tengo un libro a puntito de salir del microwaves. Ja, ja… Saludos y gracias por venir.

Raúl Campos dijo...

Gloria: si vieras la portada real impresa por publidisa, te caerías de culo y dejarías de opinar eso de mi portada, ja, ja… Es fea como ella sola (impresa, me refiero), pero es la que dios me dio. Es ya parte del libro. Una senda en el bosque.

Diegus dijo...

Bieeeen, enhorabuena, Raulín. A ver qué tal se da... yo me lo pediré.

Raúl Campos dijo...

Gracias, diego, a ver para cuando pares tú, que también tienes mano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...