24 de marzo de 2011

A mi hermana Voluntad


VII
La lírica del Hermes cirujano
atará los tendones a sus huesos, 
pues mis miembros plasmáticos y lesos 
rebrotan al barullo del verano. 

Lograré arrebatarles por la mano 
la ciudad en que sitio a mis excesos, 
pues saben que en los books de rompehuesos
me arrogo la virtud del soberano. 

Adjúntale a mi hermana Voluntad 
copia simple de todos los arrestos 
que rescato del monte de piedad 

y dile que el derecho a los incestos 
aún es entre los dioses potestad 
cuando quieren cobrarse sus impuestos. 

   

6 comentarios:

montse dijo...

Me quedo con el primer terceto; es la parte que más me gusta. Vas a destajo, eh?

Raúl Campos dijo...

En este caso, wisk, los dos tercetos son corridos, y tan importante es el primero como el segundo para alcanzar la magnitud y conclusión del texto: ambos comienzan con imperativos (adjúntale/dile).

Pero sí tienes razón en que el primero es más rotundo y el segundo terceto tiene un punto débil en el flojo sea último verso: que es categórico, vale, pero no me acaba de… Alguna otra opción se os ocurre para sustituir cobrarse e impuestos?

S.M. dijo...

Bueno, andaba por aquí apatrullando los blogs y te ha tocado. Lo primero que con lo mirado que eres tú para el diseño podrías centrar el texto, que los dos versos primeros han sido desplazados por la imagen. Lo segundo es que este soneto es de los que parecen construidos a base de coger al azar palabras del diccionario e irlas enlazando con arte. Lo tercero una cosa gramatical en el v. 6, "sitio a mis excesos". A ver, "sitio" es verbo y "a mis excesos" complemento directo; pero el complemento directo, si no es de persona, no lleva preposición. Pero no es sólo que eso sea una regla gramatical que haya que cumplir por fuerza, es que no me suena así como no me suena "los aliados sitiaron a Bengasi" sino "sitiaron Bengasi". Y métricamente no cambia nada.

Raúl Campos dijo...

Lo de la edición ya está arreglado. He puesto el caduceo abajo y santas pascuas. En mi navegador se veía bien. Pero reconozco que era peligrosillo. Voy a ir acostumbrándome a eso.

Sobre la impresión esa que te da de palabras al azar, supongo que lo más evidente en ese aspecto es el uso de plasmáticos y lesos, y quizás también el uso de la machada (se puede llamar de otra forma?) book de rompehuesos. De todas formas no dejas claro si es del todo malo lo de coger palabras al azar y enlazarlas con arte. Espero que no todos los sonetos de Contad… te causen esa impresión. Sería catastrófico.

Sobre los tercetos no tengo nada que decir, porque expresan exactamente lo que quiero que expresen: voy a dominar (a) mi voluntad, con dos cojones. Y en ellos estamos.

Sobre la cuestión gramatical: creo que he puesto la a, que evidentemente no tiene justificación ni gramatical ni métrica, porque he personalizado excesos (como he personalizado Voluntad) hasta las últimas conscuencias, incluso llegando a saltarme las reglas gramaticales. Si no he puesto excesos en mayúscula es porque con ponerle Voluntad nombre propio ya iba bien el poema. Mayusculear es algo que no me gusta y hay gente que se lo pasa pipa: Amor, Odio, Honor… Crees que debería quitarla?

Gracia, gracias de nuevo por tus apreciaciones. Debería haberte mandado el libro antes de publicarlo para que le echaras un vistazo hondo, je, je…

S.M. dijo...

1º) Con lo que dije de coger palabras al azar y enlazarlas con arte lo quise decir es que si hubiera de comentar este soneto no sabría por dónde empezar; quizá lo tendría que leer media docena de veces. Y con lo de "palabras al azar" me refería, sí, a expresiones como "miembros plasmáticos", "books del rompehuesos", "arrestos... del monte de piedad".
2º) De hecho el poema transmite una idea de fuerza que parte del cirujano inicial que arregla los miembros; de ahí a arrebatar los excesos o a rescatar los arrestos. Pero los books del rompehuesos del verso 7 descontrolan mucho. Y lo que dices del dominio de la voluntad me recuerda algún poema de Ausias March que trata de eso.
3º) De todas maneras recuerdo que un día me preguntaste si creía que tenía sentido hacer sonetos en el siglo XXI. Y así como los haces tú sí que tiene, claro: no los tendría hacerlos como en el XVI a lo amoroso platónico y repitiendo los tópicos. Y en el XVI-XVII los sonetos se hacen imitando conscientemente el modelo de Petrarca; ahora, en cambio, sólo tiene sentido hacerlos desde un lenguaje personal como es el tuyo.
4º) Aún así, lo que está bien es lo de tratar de anclar el soneto en su origen renacentista con su toque mitológico aquí de modo simétrico al comenzar con Hermes y acabar con los incestos divinos.
5º) La mayúscula la dejaría tal cual.

Raúl Campos dijo...

Vale, lo del book de rompehuesos tal vez no sea una buena solución, quiero decir que sí habrá soluciones mejores. Claro, si lo lees media docena de veces cobra sentido (o se lo buscas), pero entiendo que en una primer momento las piezas están demasiado desencajadas.

Tienes un ojo crítico muy fino y aciertas casi siempre: cuando escribo tiro mucho de diccionario, de sinónimos y antónimos, etc. No puede ser de otra manera. Puede que algunas construcciones sean excesivamente rebuscadas, o peor aún, fuera de lugar en el propio soneto. Pero ahora no tiene solución: en mi descargo diré que este libro es una obra de juventud, ja, ja… La pasión es una ruina!

Por otro lado, me alegra enormemente que encuentres apropiados (±) estos sonetos para el tiempo en que vivimos. Claro que no tendría sentido repetir a Petrarca, como tampoco lo tiene lanzarse a la brusquedad de un verso libre sin haber luchado antes por conocer y controlar las herramientas. Diré también, de nuevo en mi defensa, que cada día me siento más cómodo con la forma y eso se nota en el acabado, que cada día es más actual y menos amanerado o descontrolado.

Gracias por aclararme! Menos mal que echas mano de tu constructividad!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...