17 de abril de 2011

Mil tribus frente a la tormenta

XIV

El día llegará que la mañana 
no surja vertical del horizonte, 
un alba que verá al monoceronte 
saltar con el Dow Jones por la ventana. 

Cundirán el terror y la desgana
pretendiendo la cabra hacerse al monte 
para dar dos monedas a Caronte 
a cambio de un frugal fin de semana. 

No hay Narciso que no esté convidado
a dicha bacanal del tres por dos 
en la gama de gozos del mercado. 

Somos mil tribus frente a la tormenta 
que arrecia con pereza junto a dios 
y amaina bajo al sol que más calienta. 



8 comentarios:

Raúl Campos dijo...

Muchos ya conocéis este soneto, con él gané uno de los concursos de poesía de bubok. Le tengo un cariño especial. Y además cada día que pasa parece estar más vigente, por desgracia.

montse dijo...

¿Y qué pintan esas ¿morsas? disfrazadas de unicornio marino?????? El soneto ya me suena pero es que la ilu me ha descolocado...

Raúl Campos dijo...

Montse, son narvales. Se cree que el origen de la leyenda del unicornio fue que se encontraban huesos, el cuerno de los narvales, y las mentes calenturientas dijeron que eran astas de unicornio. Otra hipótesis es que el unicornio es el rinoceronte. Pero a mí me gusta más pensar que los narvales son los auténticos unicornios, y que hoy en día no nos dejamos engañar por nada: sabemos dónde está la ficción y dónde no.

montse dijo...

Supongo que encontraron que el caballo era más estético para llevar el asta de la mitología en ese aspecto. (No me hagas mucho caso, que estoy espesa).

Lou dijo...

aiiii...que la imaginación nos sueñe..

Raúl Campos dijo...

Bueno, por lo menos el caballo era más socorrido: estaban más cerca del hombre que los cetáceos. Tenemos caballos a cascoporro: centauros, pegaso, babieca, rocinante, el caballo de Troya, la heroína, Incitatus, caballos de hierro, caballos de batalla, caballetes a plein air, el caballo blanco de Santiago, el turf, las herraduras, a rapa das bestas, Robert Redford susurrándole a los caballos… En fin, que los narvales no daban tanto de sí, desde luego. A pesar de Melville.

Lou dijo...

jajajja!!

Raúl Campos dijo...

Tengo más caballos, si quieres sigo, Lou…

Por cierto, disculpa que no me pase por tu blog, ya sabes que estamos muy liados con lo del proyecto literario del que te hablé. Has echado un vistazo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...