16 de abril de 2011

Vive la republique!


El miércoles pasado vi House, que es lo único que veo (y me estoy planteando que ni eso) en la TV. Lo único que veo, de verdad. Y la 2 no es TV, es otra cosa. Pero a lo que voy…

En uno de los zappings entre House y House, creo que fui a parar a intereconomía, a una de esas tertulias insufrible y esperpéntica que por desgracia hay gente que sigue y cree a pies juntillas. Es muy poco serio escuchar cómo critican la emisión de una serie (que yo no he visto, pero mi mujer sí) llamada La República, y se argumentaba que una televisión pública no debía decantarse políticamente de manera tan clara emitiendo esa porquería de serie que hablaba sobre esa porquería de época que provocó la Guerra Civil. Res Pública, TV Pública… Uncredible thing!

Mi mujer me contó que gracias a esa serie sabe ahora quienes fueron Clara Campoamor y Victoria Kent, adalides de la República que aquí en Elche hace años que tienen sus calles pertinentes, su nombre en algunos institutos y colegios. Y eso, señores, no es política, es historia.

Uno de los contertulios, ese pobre pseudoprogre que llevan a estas mesas de debate para que parezca que hay pluralidad, argumentaba no sin algo de razón, pero con muy poca maña, que ahí está la serie Cuéntame, gran éxito de audiencia (igualito que Sálvame), serie que como sabéis habla del tardofranquismo. Argumentaba digo que ahí está Cuéntame y no pasa nada, ni nadie de la izquierda se rasga las vestiduras.

Los demás contertulios casi se lo comen: gritaban, literalmente, que no era lo mismo. Y por una vez les tengo que dar la razón a ese atajo de palurdos que copa un medio atiborrado de derecha rancia: el tratamiento que se ha hecho de la serie La República es historicista, veraz y entiendo que doloroso para esa banda de gánsters que todavía opera por algunos ministerios; en cambio la otra, el Cuéntame de los cojones, empieza a ser ya un esperpento de sí misma, reciclada una y otra vez, y regurgitada finalmente a una transición que todavía, señores, todavía no ha terminado en este país, porque ni unos ni otros quieren que termine.

Concluyendo, que felicidades, Res Pública (con retraso de un par de días). A ver si algún día empiezas a ser en verdad lo que quiere ser tu nombre y dejas de ser la selva que desgarran unos y otros a machete. Por que la República no es ya cuestión de izquierdas o derechas. La República es una exigencia de la gente de  pie que está hartita de la insensatez de los pseudopolíticos, de los poderes financieros que realmente gobiernan el país y de esas dos Españas que sólo conseguirán ser una sola cuando acabemos con los intereses que nos las inculcan desde las escuelas. A mí, ambas, me hielan el corazón.

(Otro día hablamos del rey y del príncipe, que a mí me caen muy bien, pero podría hacer las cosas un poquito mejor y con más idea; bueno, ellos no, la casa real, digo.)

9 comentarios:

Lou dijo...

la verdad, no veo nada la tele..y si tuviera que verla para aprender sobre historia, que me encanta, me quedaría a dos velas..así que estupendo que tú nos traduzcas las series..

saludazos

Daniel Turambar dijo...

Cuando se hable de República sin más y no de la II (¿qué fue de la I?) a lo mejor se avanza algo, pero de momento la república, la II, se usa como arma revanchista y así se olvida lo principal: que no tiene sentido que un señor ostente un cargo público de relevancia por cojones, vamos por haber salido de unos testículos concretos o paridos por un coño en particular.

Por cierto, nótese lo acomplejada que era esa II república que mantenía un escudo coronado por una fortaleza, esto es, mantenía los vicios de la heráldica, de la nobleza.

Ya digo, hablemos de una nueva República, sin más, sin coronas, pero sin escudos y, si quieren, sin morados, o como dicen en mi pueblo: cardenales (que esa te da para otra entrada).

Nos leemos.

S.M. dijo...

Cosa 1) Digan lo que digan, yo hice el bachillerato en tiempos del tirano y me sabía de carrerilla los presidentes de la 1ª república: Figueras, Pi Margall, Salmerón y Castelar. Hoy en día, en cambio, nadie tiene ni put'idea: ayer mismo en una carta al director de La Vanguardia una chiquilla independentista decía que el 14 de abril se había proclamado la república ¡¡¡en Cataluña!!! Supongo sería de esa tropa convencida de que la guerra civil se convocó para acabar con la lengua catalana.
Cosa 2) ¡Qué series más raras veis por la tele! ¿Es que no seguís el juicio a la Campanario?
Cosa 3) No entiendo la idea esa de que hay que proclamar la república porque la gente esta harta de los seudopolíticos y los poderes financieros. A ver cuándo se verá claro que aunque se declarara la dictadura del proletariado -aquello del marxismo antiguo- seguirían mandando los mismos.

Raúl Campos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Campos dijo...

Gracias Lou, Turambar y Santiago por responder a estas entradas programadas. Mientras vosotros me leíais y blogger hacía el trabajo sucio, yo estaba tostándome al sol en una playa nudista del cabo de Gata.

Mr. Maspoch, estoy completamente de acuerdo en el punto 1, y más de acuerdo todavía en cuanto al punto 2, porque es más importante lo de la Campa que lo de Garzón, ande va'parar.

En cuanto al 3, sin embargo, y porque no me entiendes, te diré que si mañana me dicen y constato que la Nabocracia es el sistema que nos permite repartir más equitativamente la riqueza, que nos permite controlar la corrupción de los que nos controlan y nos permite subir en la escalera de la evolución social sin tener que quedarnos estancados en los escalones que deciden los intereses de unos pocos, esta entrada se llamaría Vive la Nabocratie! y yo estaría cultivando ahora mismo un campo de nabos. Mi interés y fe en la Cosa Pública es eminentemente etimológico, la cual creo que unida a una democracia real y otros pequeños ajustes, puede servir para superar el desequilibrado estatus actual.

Y todo este discurso lo puedo resumir en una sola palabra: EDUCACIÓN. Por eso es tan importante que internet se convierta en una biblioteca y no en una tienda.

Daniel Turambar dijo...

EDUCACIÓN. Por eso es tan importante que internet se convierta en una biblioteca y no en una tienda.
Al twiter que vas.

S.M. dijo...

Eso de la educación es lo que decía Joaquín Costa para regenerar España: "Escuela y despensa".
En oposición al "Panem et circenses" latino.

Armando Campos dijo...

Con un par hijo

Raúl Campos dijo...

Je, je, je… faltava un mes per al 15M. Es veia vindre!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...