25 de abril de 2011

Yo vi la noche en que Troya cayó

…pero el hombre más indómito 
dobla al punto su voluntad ante la belleza, 
que todo lo subyuga. 
[…]
Muchas cosas presencié, aunque juveniles rizos 
ondean en derredor de mis sienes. 
He visto gran número de horrores: 
los estragos de la guerra, la noche en que cayó Ilión.
Goethe, Fausto, Acto Tercero 


XVI
Yo vi la noche en que Troya cayó. 
Anteayer el exceso de belleza 
cubría de metal la sutileza 
que el retoño del cisne desdeñó. 

La manzana encarnada condenó 
a Alejandro a juzgar con ligereza 
que prefiere fundir naturaleza 
a labrar el baldío que violó. 

Yo vi a Menelao entre los muertos 
volviéndose a prendar de la hermosura 
que exhalaba la dádiva de Esparta.

Y hoy siguen coleando desconciertos 
por la misma matriz, siempre madura: 
la vulva donde Cloto nos ensarta.


  

5 comentarios:

montse dijo...

Necesito la traducción. Pero me gusta.

tomas rivero dijo...

Hacer sonetos es una tarea difícil. A ti te salen con bastante naturalidad.
La primera vez que tuve esa reproducción en mis manos de Dalí, no fue en papel. Fue en hojalata, y era un calendario de 705x50 cm. Año 1973, creo. Me cansé de tener el mismo año colgado de la pared, y un día tonto lo tiré.

Un abrazo.

Raúl Campos dijo...

Buf! Montse, es largo de explicar. Sería como explicarte la Iliada, como mínimo. Te daré algunas claves. Helena de Troya es hija de Leda, a la que cubrió Zeus transformado en cisne.

El origen de la guerra de Troya es la manzana de Eris. Alejandro es Paris, que tuvo que escoger a qué diosa correspondía la manzana.

Menelao, si no recuerdo mal, es el marido despechado de Helena (dádiva de Esparta).

En resumen, que la guerra de Troya es todos los días. La belleza nos asedia y todas las noches caemos como Troya. Perseguimos la belleza a pesar de los costes y las batallas que tenemos que librar.

La lectura literal hace referencia al sexo. Quédate con la que quieras, que me valen las dos.

Tomás: gracias por leerme. Es uno de esos cuadros de Dalí que van más allá del propio surrealismo. Me tocó la fibra desde el principio y no se despega. Otro cuadro que también lo tengo unido a la espina dorsal es El sueño producido por el vuelo de una abeja… Jodido don Salvador…

Lou dijo...

ummmmm...

Raúl Campos dijo...

Ja, ja… Lou, no sé cómo interpretar ese ummmm…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...