14 de septiembre de 2011

El pasar no está lejano

XLVI
Verano, otoño, invierno y primavera 
aguardo a que desista un nuevo año 
rumiando que no hay pájaros hogaño 
que resista mi blanca calavera. 

Anidará mi cuerpo en la ribera 
de las voces ligeras del estaño 
y cazaré a mi aliento en un extraño 
intento de saltar por la escollera. 

El tiempo, que comió ayer de mi mano, 
se irá a purificar en otras piras 
en que ardan otros miembros agotados. 

Sabiendo que el pasar no está lejano, 
repaso mis sepulcros de mentiras 
buscando la verdad por los sembrados. 


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...