8 de septiembre de 2011

El siniestro zumbar de la sin hueso


XLI
La palabra es un hacha que imprudente
esgrime el homicida analfabeto,
al alba, en el balcón del indiscreto,
de tarde, en el sitial del insolente.

No halla nunca un silencio que presente
ropajes suficientes de secreto,
ni saben que guardar el labio quieto
puede ser para bien un mal silente.

Termina el lenguaraz por descubrirse
debajo de su lienzo de ectoplasma
desnudo de vocablo en el exceso

y acaba casi siempre por fundirse
su brillo de soprano con el asma
del siniestro zumbar de la sin hueso.

2 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

Ja! A cuántos les cabe este soneto! Muy bueno, Raúl.

J&R

Raúl Campos dijo...

Sí, hay muchos bocas, sobre todo en política de cara a unas elecciones. También tenemos bocazas cerca de cada uno de nosotros, en el curro, entre los amigos…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...