6 de septiembre de 2011

Encéfalo de boj

XXXIX
La rótula tenaz del testarudo
compromete los pasos de sus piernas
a cruzar el umbral de las poternas
que no abriría un tipo más sesudo.

La imprudente muñeca del tozudo
se empeña en levantar ciertas mancuernas
con manos que la duda pone tiernas
mientras vuelve al gigante cabezudo.

Es el nervio procaz del obstinado
un dédalo de fatuas obsesiones
del que no usa salir muy bien parado.

El hombre del encéfalo de boj
hará por detener las estaciones
arrancando las pilas al reloj.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...