21 de septiembre de 2011

Pólvora tinta






LIII
Dáctilo verso buscaba su rima 
junto a la hoguera de cantos perversos, 
ávido el fuego de estrofas sin versos,
y ávido el verso del verbo que estima.

No acabarán, cuando alcancen su cima 
todas las llamas, los himnos conversos: 
sabe el rapsoda que hay tiempos adversos, 
sabe el juglar de la cumbre y la sima. 

Nunca podrán acallar nuestras voces 
torpes soldados con armas de espuma, 
balas de sal y apatías atroces. 

Labios sin rostro darán a la bruma 
voces que puedan sonar más feroces, 
pólvora tinta que estalle en la pluma.

2 comentarios:

montse dijo...

Me quedo el segundo terceto. Me encanta.

Raúl Campos dijo...

Je, je, je… siempre te gustan los tercetos. Molan!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...