29 de octubre de 2011

Aquiescencia

Con esta maniobra, hemos volcado. 
En el rafting rutinario nos vencemos
y zozobra el mamón que en los extremos
insulta al comisario. 
                                          En el costado

me ha mordido la cobra del dictado: 
llame usted al notario de los memos 
y póngame de sobra crisantemos, 
que muere en solitario este embozado.

No sé mi sangre. 
                                    Maldigo mi nombre. 
Por cada árbol talado sobra un hombre 
llamado camarada. 
  Por la popa,

el palangre pelón pide refuerzos: 
San Nanuk viene a todos los almuerzos. 
Mala mar. 
                          Malos modos. 
  Mala tropa.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...