17 de octubre de 2011

La nueva Emperatriz de las Pagodas

LXVII
El hermético don de la cultura
no destapa en el lecho de esta hora
nada más que un escote de señora
con ciento treinta puntos de sutura.

Liquidó el Gran Hermano la escritura
y alguna otra rareza tentadora,
se prohibió la verdad opositora
y el salvaje placer de la lectura.

La nueva Emperatriz de las Pagodas
se desinfla cagando novedades
y exclusivas de polvos y de bodas.

Jamás aprenderé banalidades,
ni a engullir los torreznos de las modas
en esta sociedad de pubertades.


4 comentarios:

El Cubo dijo...

Todo un alegato contra la telebasura, sí señor.
Aunque la "caja tonta" también tiene cosas buenas como por ejemplo... Ummm... A ver déjame que piense...

Raúl Campos dijo...

Si la toda la televisión fuera de servicio público, otro gallo cantaría en el mundo. Brrrr!

montse dijo...

Lo mejor que tiene la tele son los agujeros para conectar el DVD Y el equipo de música.

Raúl Campos dijo...

Je, je, je… Podemos salvar algo de cine y un par de series, pero poco más en la televisión comercial. Otra cosa es la 2, que tiene una programación fantástica y hay que decirlo alto y claro. Fantástica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...