19 de octubre de 2011

Me libre Dios de tanto matasanos

LXVIII
Me libre Dios de tanto matasanos
y líbreme el matasanos de Dios,
que tan malo es tener cuerpo con tos
como alma con temor a los gusanos.

Me guarde el cielo de los cirujanos
y guárdenme de sus curas los dos,
que escogí ya hace tiempo el ir en pos
de una fe con perfiles más mundanos.

Que yo ya me conozco la receta
para obviar las llamadas de la muerte
sin tener que volverme anacoreta:

comer tan bien como cagar tan fuerte,
mantener la pezuña docta quieta
y no jugar a dados con la suerte.

2 comentarios:

S.M. dijo...

Vale, ese soneto ya es más comprensible. Y con ecos quevedianos tanto por su odio a los médicos como quizá por la rima muerte/fuerte que está -creo- al final del soneto "Cerrar podrá mis ojos..." Aunque es rima típica y más combinada con suerte: son esas palabras que, mediante la rima, se llaman en eco las unas a las otras y llevan a significados del tipo "lo fuerte acaba con la muerte"; "la suerte de todos es la muerte"...

Raúl Campos dijo...

Gracias, SM. Je, je, je… no sé cómo tomarme eso de que este es comprensible. Acaso los demás no? Umh! Alguno habrá, no? Como podrás suponer el origen de este soneto es el refrán "menja be, caga fort i no li tingues por a la mort". Como digo yo, bonita receta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...