14 de octubre de 2011

Pavana

Sol, maldito dios. 
                Qué me mientes, sol.
Di que olvido es este 
que unce la esperanza, 
se escama en la hiel
como un ciprés.

Luz. Luz.

Luz, si vuelves a encontrarme
tras la multitud,
                               vulnérame.

Abre los ojos yertos,
roza la madrugada en flor,
tiñe este mar sin viento, 
sin vela sin sol.

Bogo en la brisa inerte
desde que no soy nada más
que una sonrisa en ciernes, 
                                                   nimio capitán.

Vuélvete a prender. 
Vive.

Luz, te quiero arcángel y hermana, sol.
Pídeme un silencio
que es tuyo y violento,
albérgame la voz.
                                 Consiéntelo. 

Bien sabes que todo es azar
si tú no estás.
Regrésame contigo.
Y vive. 


1 comentario:

montse dijo...

Cuanta intensidad!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...