3 de noviembre de 2011

En la cumbre más alta y más lejana

LXXIII
Buscas el tiempo hundido en los relojes
y no adviertes que el tiempo está en tus manos;
maquinas liquidar a tus enanos
y por ello ni siembras ni recoges.


Pareces no ser tú cuando te escoges
superior frente a todos tus hermanos,
y tampoco eres tú cuando entre humanos
ni te ves, ni te sientes, ni te acoges.


Si consigues bajarte de tu nube
tal vez avance todo con más brío
y dejes para hoy lo de mañana.


Termina de rumiar cómo se sube
y arrebújate bien, por si hace frío
en la cumbre más alta y más lejana.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...