11 de noviembre de 2011

Un Sancho enquijotado

LXXVI
No hallarás más que un Sancho enquijotado 
trucando el contador que cuantifica 
los litros de idiotez que en su barrica 
añeja con fruición de empecinado. 

Ayunando de carne y de pecado 
el árbol de la ciencia fructifica
y escoge el sinsabor de rebotica 
el vate que no sale hasta el mercado. 

En esta soporífera comuna 
sobramos dos docenas de poetas:
cuenta dará de nosotros la hambruna. 

Mientras tanto escarbemos en las grietas 
por las que el cuerdo le aúlla a la luna 
y añoran a su gente los ascetas.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...