17 de diciembre de 2011

Un himno para Kübler-Ross

En esta turbia torva en que te encuentro
atrincherado, un ángel se ha acercado
a contarte monsergas. 
                 No es alado
pero se arrastra.
                                   Tampoco es el centro

de gravedad del siglo. 
                                          Vive dentro
de la manzana/pera del senado
y sabe dar la talla de un ahorcado
erecto y dócil al tiempo. 
                                             Epicentro

de la insatisfacción y el priapismo, 
es la rabia, es un NUNCA, es el abismo
donde el ¿por qué? se suicida.
                                                        Mañana

puede ser que no exista un nuevo día
o puede ser también que la jauría
acepte darte besos de fulana.

(Presentado sin éxito al XXIX Concurso de poesía de Bubok)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...