30 de abril de 2011

Preguntas y Matices, mi nuevo blog

Hace unos días inauguré mi blog Preguntas y Matices, donde daremos un repaso a ciertas cuestiones que merecen ser repasadas. Dejaré Contad para la poesía, aunque a veces se mezclarán inevitablemente. Creo que es más justo, más ordenado y más consecuente.

Espero que mi nuevo espacio os guste. Y sobre todo espero que a cierta gente y a ciertas entidades no les guste, porque eso será señal de que Preguntas y Matices está poniendo el dedo en las llagas.

29 de abril de 2011

Rellenarme con la luna

…y yo, el giboso, el patizambo,
me acuerdo algunas veces
de la altivez biliosa de los jefes aqueos
considerando la pertinencia del combate,
inspiración segura de algún poema heroico
cantor de esta campaña y su cuerpo de diosa:
polvo para quien no la amó, sus versos humo.
Es la decrepitud lo que enciende esta guerra.
Guillermo Carnero


XVII
Es Helena la diva que ha ignorado
las parcas hermosuras de este muerto
que acertó a ser idiota con acierto
y durmió con el tacto anquilosado.

No es Helena un afecto descarado,
más se acerca a la arena del desierto
que soy en la mitad del desconcierto
que batalla ante Troya malogrado.

Mi querencia murió, tan oportuna
que logré rellenarme con la luna
y saberme sensato en mi renuncia.

Tersites soy, mi rey, y mis abriles
no habrán de resultar ya más febriles
que el verdear con que marzo los anuncia.

28 de abril de 2011

Los audiopoemas de Kety Díaz

Leer un poema puede estar bien, pero escucharlo recitado por su autor lo lleva a otra dimensión desde la que llega con mucha más fuerza y alcance al escuchante. Muchos ya conocéis a Kety, pero os voy a hacer este regalo a los que todavía no la habéis disfrutado.





Creo que sobran mis palabras.
Si pincháis este link de youtube, os saldrán muchos más audiopoemas.

También podéis encontrar a Kety en bubok.

25 de abril de 2011

Yo vi la noche en que Troya cayó

…pero el hombre más indómito 
dobla al punto su voluntad ante la belleza, 
que todo lo subyuga. 
[…]
Muchas cosas presencié, aunque juveniles rizos 
ondean en derredor de mis sienes. 
He visto gran número de horrores: 
los estragos de la guerra, la noche en que cayó Ilión.
Goethe, Fausto, Acto Tercero 


XVI
Yo vi la noche en que Troya cayó. 
Anteayer el exceso de belleza 
cubría de metal la sutileza 
que el retoño del cisne desdeñó. 

La manzana encarnada condenó 
a Alejandro a juzgar con ligereza 
que prefiere fundir naturaleza 
a labrar el baldío que violó. 

Yo vi a Menelao entre los muertos 
volviéndose a prendar de la hermosura 
que exhalaba la dádiva de Esparta.

Y hoy siguen coleando desconciertos 
por la misma matriz, siempre madura: 
la vulva donde Cloto nos ensarta.


  

21 de abril de 2011

Un frugal instante de hermosura

XV
No se consiguen a salto de mata 
aciertos que subyuguen la belleza, 
ni suele andar en cotas de proeza 
el arte con andares de bravata. 

Forjar nunca es un golpe a la piñata, 
sino arduo recortar de la maleza 
que cerca la ternura y la fiereza 
de la obra que te encumbra y te maltrata. 

Hacedor es aquel que busca el modo 
de encontrar el Olimpo en su casona 
para hacer del delirio su amargura. 

Hacedor es aquel que cambia todo, 
incluidas su esencia y su persona, 
por un frugal instante de hermosura. 




  

17 de abril de 2011

Mil tribus frente a la tormenta

XIV

El día llegará que la mañana 
no surja vertical del horizonte, 
un alba que verá al monoceronte 
saltar con el Dow Jones por la ventana. 

Cundirán el terror y la desgana
pretendiendo la cabra hacerse al monte 
para dar dos monedas a Caronte 
a cambio de un frugal fin de semana. 

No hay Narciso que no esté convidado
a dicha bacanal del tres por dos 
en la gama de gozos del mercado. 

Somos mil tribus frente a la tormenta 
que arrecia con pereza junto a dios 
y amaina bajo al sol que más calienta. 



16 de abril de 2011

Vive la republique!


El miércoles pasado vi House, que es lo único que veo (y me estoy planteando que ni eso) en la TV. Lo único que veo, de verdad. Y la 2 no es TV, es otra cosa. Pero a lo que voy…

En uno de los zappings entre House y House, creo que fui a parar a intereconomía, a una de esas tertulias insufrible y esperpéntica que por desgracia hay gente que sigue y cree a pies juntillas. Es muy poco serio escuchar cómo critican la emisión de una serie (que yo no he visto, pero mi mujer sí) llamada La República, y se argumentaba que una televisión pública no debía decantarse políticamente de manera tan clara emitiendo esa porquería de serie que hablaba sobre esa porquería de época que provocó la Guerra Civil. Res Pública, TV Pública… Uncredible thing!

Mi mujer me contó que gracias a esa serie sabe ahora quienes fueron Clara Campoamor y Victoria Kent, adalides de la República que aquí en Elche hace años que tienen sus calles pertinentes, su nombre en algunos institutos y colegios. Y eso, señores, no es política, es historia.

Uno de los contertulios, ese pobre pseudoprogre que llevan a estas mesas de debate para que parezca que hay pluralidad, argumentaba no sin algo de razón, pero con muy poca maña, que ahí está la serie Cuéntame, gran éxito de audiencia (igualito que Sálvame), serie que como sabéis habla del tardofranquismo. Argumentaba digo que ahí está Cuéntame y no pasa nada, ni nadie de la izquierda se rasga las vestiduras.

Los demás contertulios casi se lo comen: gritaban, literalmente, que no era lo mismo. Y por una vez les tengo que dar la razón a ese atajo de palurdos que copa un medio atiborrado de derecha rancia: el tratamiento que se ha hecho de la serie La República es historicista, veraz y entiendo que doloroso para esa banda de gánsters que todavía opera por algunos ministerios; en cambio la otra, el Cuéntame de los cojones, empieza a ser ya un esperpento de sí misma, reciclada una y otra vez, y regurgitada finalmente a una transición que todavía, señores, todavía no ha terminado en este país, porque ni unos ni otros quieren que termine.

Concluyendo, que felicidades, Res Pública (con retraso de un par de días). A ver si algún día empiezas a ser en verdad lo que quiere ser tu nombre y dejas de ser la selva que desgarran unos y otros a machete. Por que la República no es ya cuestión de izquierdas o derechas. La República es una exigencia de la gente de  pie que está hartita de la insensatez de los pseudopolíticos, de los poderes financieros que realmente gobiernan el país y de esas dos Españas que sólo conseguirán ser una sola cuando acabemos con los intereses que nos las inculcan desde las escuelas. A mí, ambas, me hielan el corazón.

(Otro día hablamos del rey y del príncipe, que a mí me caen muy bien, pero podría hacer las cosas un poquito mejor y con más idea; bueno, ellos no, la casa real, digo.)

14 de abril de 2011

Tempestad y trapisonda

XIII
Mi existencia se encuentra a un tiro de honda
del presente famélico y extinto
que el ayer expulsó de su recinto
y el porvenir echará de su fonda.

Mi vida es tempestad y trapisonda
cebada por el céfiro sucinto
que arranca en flor el bulbo del jacinto
y elude la fortuna que la ronda.

Me sorprendo al cobijo del embriago
que me causan las brumas en el lago
agitado que es siempre mi conciencia

y olvido prepararme las lecciones
ocultas en los últimos cajones
que dejó sin abrir mi impertinencia.

  

11 de abril de 2011

¿Quién de vosotros quiere volver a matar a Lorca, ministra Sinde?

Texto extraído del discurso de Federico García Lorca en el momento de la inauguración de la biblioteca municipal de Fuentevaqueros, en 1931. 


"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada. 

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros? 

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida. 

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz". 

Setiembre de 1931.






   

10 de abril de 2011

Silencios en el alma

XII
Sólo soy un vulgar cabo furriel
practicando el delito de cohecho.
Me he comprado un estado de derecho
con sacos de pañuelos de papel. 

He atrapado el efluvio de la miel 
que los años dejaron en barbecho 
con la trampa del ósculo maltrecho, 
con el cebo de un trozo del pastel. 

Volví a sentir palabras del jurásico 
y no alcancé a saber del desconcierto 
que antaño encorsetó mi afán más básico. 

Sólo escucho silencios en el alma 
cuando escupo mentiras al desierto 
que edifica su estrépito en la calma. 










7 de abril de 2011

Renunciar a este sol


XI

¿Cómo podré renunciar a este sol 
que aún me alumbra? La noche es un camino 
oculto en la neblina del destino,
recorrido a la llama de un farol. 

Condúcenme detrás del caracol 
el rocío que se hizo mi asesino, 
la lluvia que no hallé trocar en vino, 
la tempestad perpetuada en formol. 

Una estrella brilló, mas se ha apocado, 
ajada por los cirros del pasado 
y rota en vendavales sin consuelo. 

Y este sol que aún me alumbra y me conforta, 
no es más sol que la nube que le exhorta 
a lucir sólo a medias en mi cielo. 


6 de abril de 2011

No les votes


Esta campaña, pegad cuatro carteles, que no cuesta nada taparles la sonrisa a Rajoy y a ZP. Y difundid esta carta. Pasad a la acción…

3 de abril de 2011

El porrón de lo vivido

X

Baco soy y no importa lo que bebo, 
que grato es lo imperfecto a mi gaznate, 
no busco la belleza como el vate 
ni creo en la analítica de Febo. 

Me alegran la manceba y el mancebo 
que forjan con su amor un disparate 
y me place observar al buen abate 
rendido ante el tocino de recebo. 

Podrá mi audaz Ariadna regalarme 
cualquier dulce licor que no haya sido 
tentado todavía de saciarme,

pues soy quien ya dos veces ha nacido 
y Tártaros no habrán de importunarme 
si soplo en el porrón de lo vivido. 

1 de abril de 2011

El hálito del buitre más enorme

IX
No lograrán mis pies más que torcerme 
en el dédalo vago y ni aturdirme 
las voces que quisieron maldecirme, 
los ecos que pretenden demolerme.

Alcanzarán mis garras mantenerme 
en el otero que tomé de firme, 
renacido del barro que aterirme 
quería de la sima y someterme. 

Que el cielo silencioso me conforme 
plumajes que consigan desbandarme 
del hálito del buitre más enorme 

que ansíe dar mis huesos al desarme, 
que todas mis certezas me transforme 
y que venga mis sueños a robarme. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...