25 de enero de 2012

El siglo que he tardado en conocerme

XCI
Ya no caigo al abismo de esconderme 
de mí mismo por ser infortunado, 
ni evoco los deslices del pasado 
si no es para burlarme o aprenderme. 

Ya no trato jamás de responderme 
sin pasar por el outlet del templado 
por qué a tal o cuál le vino dado 
el siglo que he tardado en conocerme. 

Atiendo a no liarme en las madejas, 
ni apostar mi ilusión con dos parejas, 
ni cantar si no alcanzo tesitura. 

Por hoy, que ni tan joven ni tan viejo, 
procuro no mirarme en el espejo 
si no es para ajustarme la armadura.


3 comentarios:

Simplementeyo dijo...

El tiempo pasa y nunca nos conocemos del todo, tendremos que hacer horas extraordinarias.

Besitos y sonrisas de siglos :-)

Charo Reyes dijo...

Nos cuesta tiempo querernos y aceptarnos, pero es maravillosa la libertad que nos da ese ajustarnos la armadura sin reparar en más.
Un saludo.

Raúl Campos dijo...

Gracias, hermosuras! ¿No será este soneto demasiado transparente? : )

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...