12 de marzo de 2012

El rescoldo de mi pira

XCVIII
Vuelve a ser mi semblante el que me mira.
Adivino en el cielo cada infierno 
si mis huellas regresan del Averno 
a avalar con candor cada mentira. 

Hoy es mi desnudez la que se estira 
para ver de alejarse del invierno, 
sin pensar que la muerte sopla el cuerno 
que protege el rescoldo de mi pira. 

No osará despertarme cada nube 
que en contactos de amor no se diluya 
y se siembre en favor de mis semillas, 

pues el tiempo es mayor si más se sube 
el alma fascinada que chamulla 
engarzar a su cima maravillas. 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...