6 de abril de 2012

La aguja

Con un bisturí noctámbulo 
me he abierto en canal a mí mismo. 

Además de varias toneladas de paja, 
entre coágulos de literatura y demás vísceras, 
he encontrado la aguja. 

La aguja es fina pero contundente
en todos sus pinchazos. 

Es frágil pero manejable
en el esgrima de cada día. 

La aguja parafrasea sin descanso
vómitos y versos de Bukowski, 
gruñendo su filo en la carne
como quien se abalanza. 

Considera una suerte atravesar sin esfuerzo
el papel cuché y las escaletas
de todos los telediarios. 

Vive la hora como el año, 
el año como el universo, 
el universo como el alma. 

Es, en definitiva, una aguja 
esquelética que está engordando. 

Tiene ansias de cincel
(de bisturí noctámbulo). 

Es mosaico, caleidoscopio y puzzle. 

Flexible, plasmática y etérea. 

La aguja es un reinvento de sí misma
que sabrá volverse a perder entre la paja
cuando se encorven mis días 
y termine de coserme en canal. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...