11 de mayo de 2012

Nana para unos ojos abiertos

A Júlia

Naciste ayer y dibujas
milagritos con tus ojos
y prodigios comisura.

En el cielo venenoso, 
tu total fragilidad
nos contrapesa con plomo

por encima y por detrás
de una cunita minúscula
y un suspiro en diagonal.

Por la más tibia blancura,
con el knock out de tu gente,
se te escapa por las juntas

un vaivén como de trenes
apretujando los labios
con siglos y atardeceres.

Pequeñina, dinos algo
con esos ojos abiertos,
que te saldrá el sueño al paso
a dormirte entre sus besos.


1 comentario:

Carmen dijo...

me suena como a una preciosa canción de cuna.
Cuando la paz empieza a aparecer después de un día sin descanso entre cambiar pañales, calentar biberones, doblar ropa minúscula, etc.
¡Felicidades!, es un poema precioso.
Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...